Inicio COLLAGE Gustavo Cerati: músico y poeta. Parte I

Gustavo Cerati: músico y poeta. Parte I

Escrito por Revista Pasadizos diciembre 12, 2018

 

Nota: Las siguientes líneas estarán apoyadas con el libro Cerati en primera persona publicado en 2013 por la periodista argentina Maitena Aboitiz.

 

Por Carlos Escutia 

Luego de ver el documental que hizo la cadena NatGeo acerca de Gustavo Cerati, recupero estas reflexiones acerca de algunas canciones en su carrera como solista. Considero que algunos músicos logran romper la barrera de “letras de canciones” y llegar incluso a crear poemas o un esbozo de ellos.

Sin embargo, hay que resaltar que Cerati no se consideró escritor ni poeta. En una entrevista comentó respecto a sus letras que “las frases salen de muchos lados, salen de pensamientos que uno tiene, salen de acontecimientos que le pasan a alguien cercano, de cualquier cosa que agarro de la televisión que me parece que vale la pena, anoto, anoto. No soy un escritor de prosa ni de poesía, así que hago canciones, por lo cual a veces tengo alguna frase que me puede servir como disparador de una canción” (2013: 366).

Comenzaré con “Puente”. El puente une, hace que dos partes que parecen distantes se comuniquen. El puente es unión y comunión. Cerati, en esta canción, nos lleva repensar el amor, a usarlo como un puente, como un medio de comunicación y unión. Da gracias porque de aquel lado del puente alguien vino, cruzó el amor y él cruzó los dedos. No se explica la distancia porque es sencillamente imposible percibir cuánto tiempo tardará el amor en cruzar el puente, pero una vez que llega solo queda dar las gracias por venir y gracias porvenir. Se da cuenta que cruzarlo es causa y es efecto, porque una vez que se está sobre él no hay vuelta para atrás. Por lo tanto: arriba está el amor y abajo el reflejo de cómo estalla su alma, de cómo se regocija y cómo disfruta el paso del amor por el puente.

Esta canción viene incluida en Bocanada, el primer disco completamente en solitario de Gustavo Cerati, fue lanzado en 1999 y fue disco de oro en Argentina. La canción comienza un tanto pop, con guitarra acústica y varias voces que hacen armonía al final de cada estrofa. Cuando llega al coro se vuelve más fuerte, la guitarra se distorsiona y se antoja para escucharla en un trayecto. El videoclip fue dirigido por Andrés Fogwill y muestra a Cerati subido en una cabina de helicóptero viajando con diferentes personas alrededor de Buenos Aires. Parece que va viajando por el puente, que éste lo une con toda la gente que va a su lado; hace comunión con ellos, la ciudad le sirve de escenario y él es el conductor, el guía que va viajando por ese puente.

 

En 2002 sale Siempre es hoy, un disco muy extenso (contiene 17 tracks), con canciones donde la batería y los bajos son predominantes. Es un disco con muchos toques electrónicos, muy trabajado en estudio; se jugó con las voces, con las guitarras y los sampleos. “Siempre es hoy” es la frase que Cerati utilizó como muletilla a lo largo del álbum. “Esa frase era resumir la idea de que el tiempo actual es una ventana para todos los tiempos” (Cerati en Aboitiz, 2013: 249). Es una invitación a vivir el aquí y el ahora.

La canción con la que abre el disco es “Cosas imposibles”, track lleno de sampleos, guitarra con fuzz, fuerte sonido de bombo y bajo. ¡Es tiempo de subirte al tren! No hay que perder la oportunidad, si un amor cayó del cielo ve por él y no preguntes más. El presente continuo que estamos viviendo involucra el pasado y el futuro, escuchar esta canción me hace pensar en el infinito, en la vida, en lo que pasa ahora en el mundo y en mi relación con el tiempo, con la gente que he conocido y con la que conoceré. Pienso en el hoy, en las cosas imposibles que quiero hacer y que todo esto ya es parte de mi ser.

Cerati menciona que “Cosas imposibles” la escribió recopilando papelitos que tenía tirados por toda su casa, en ellos había pequeñas frases. Borges lo inspiró para esta canción y también su amigo Flavio Etcheto, músico que participó en varios discos de Soda Stereo y de Cerati en solitario, él lanzo la frase “quiero hacer cosas imposibles”. El vídeo (dirigido por Diego Kaplan y Juan Antín) es juguetón con lo imposible, muñecos en cuneros bailando, tocando guitarras y baterías, besándose e incluso vomitando. Es lo imposible haciéndose realidad. Cerati los ve desde el otro lado del vidrio, desde el otro lado de la vida, donde las esperanzas vagas no existen, donde se persigue la realidad. Recuerdo haber visto este vídeo cuando era niño y mi hermana me cubría los ojos cuando los bebés comenzaban a besarse; no quería que viera lo imposible.

Continúa con PARTE II

¡Experimenta y camina entre Pasadizos!

También te puede interesar

Deja un comentario

error: Contenido protegido!