Inicio COLLAGE Miradas: el reflejo de nuestro silencio

Miradas: el reflejo de nuestro silencio

Escrito por Revista Pasadizos mayo 12, 2015

El arte es la ventana desde donde nos podemos observar y entender, también el grito de los que no tienen voz, esto queda plasmado en la obra de teatro “Miradas” de Fairyn Argandar, que después de una gira por Costa Rica, cerró fechas en Metepec el pasado primero de mayo.

“Miradas” surge del silencio y apatía que se vive en nuestra sociedad, frente a temas de los cuales todos somos culpables: la violencia de género y el feminicidio.

Dirigida por: Fairyn Montserrat Argandar

Elenco: Fairyn Montserrat Argandar, Betsa Del Valle, Nedali Serrano y Horacio Arenas Sánchez

La obra narra la historia de tres mujeres de distintas edades que sufren -cada cual a su manera- opresión y violencia, y “esas miradas” -suyas- se ven reflejadas en cada uno de nosotros, para hacernos notar que no estamos ajenos a sus sufrimientos.

La ambientación refleja decadencia, con las notas nostálgicas de la música de fondo a manos de Horacio, las luces rojas que se diluyen en la oscuridad, espejos donde nos miramos en todo momento, el vestuario que hace pensar en el luto y los armoniosos cantos que buscan despertar nuestros adentros.

Estas tres mujeres, cada una con su historia, son a la vez tres miradas distintas que apuntan al mismo problema, sufren en silencio y nos cuenta sus vivencias en forma de cantos, poesía, investigaciones y experiencia.

Los personajes no son para nada irreales o idealizados, parten de lo común y cotidiano; la madre abnegada, que es humillada a diario, violentada y oprimida, que llora por los malos tratos de su esposo y se consuela al ver a sus hijos, también nos encontramos a la joven emprendedora e intelectual que es rechazada por el simple hecho de ser mujer, que se ve estigmatizada por buscar placer en su sexualidad, y finalmente, la historia de Amanda, una joven bella y soñadora que cree en el amor, pero cuya luz al final se apaga por violación y asesinato.

La temática e interpretación son un tanto fuertes, sobre todo al hablar de la violación y asesinato de Amanda, el cual es uno de tantos casos reales que se viven en nuestro estado, teniendo la tasa de feminicidios más alta del país.

A través de sus miradas, nos encontramos con la mirada de nuestras madres, hermanas, amigas, esposa; miradas de alguien que calla, y en esta obra que ahora se irá de gira por Estados Unidos, se atreven a hablar directamente a la conciencia, en un conjunto de situaciones en las que cada personaje expresa que su único delito es haber nacido mujer.

Por Alejandro Sánchez Gómez

¡Experimenta y camina entre Pasadizos! 

También te puede interesar

Deja un comentario

error: Contenido protegido!