Inicio DISONANCIAS Bátiz, el brujo del rocanrol.

Bátiz, el brujo del rocanrol.

Escrito por Revista Pasadizos septiembre 12, 2019

El lema de la ciudad de Tijuana es ‘’Aquí empieza la patria’’, y en 1944 nacía de sus entrañas urbanas el guitarrista Javier Bátiz, decidiendo que con su existencia, ahí empezaría el rocanrol mexicano.

Mejor conocido como ‘’El Brujo’’, Bátiz fue el fundador de un gran movimiento musical tijuanense, para después convertirse en el padre definitivo del rocanrol en todo México. Gracias a la cercanía de Tijuana con Estados Unidos, Bátiz podía escuchar y consumir la música afroamericana, como el rhythm and blues, de una manera más inmediata y abundante en comparación con los jóvenes del resto del país; con esta facilidad, el Brujo fue fuertemente influenciado por las raíces del rock and roll. Artistas como Muddy Waters, Chuck Berry y Little Richard, lo inspiraron a formar una banda en 1957 llamada Los TJ’s.

Después de revolucionar su ciudad natal con el sonido enérgico de su banda y su manera tan poderosa y única de tocar la guitarra, emprendió camino a la capital del país, en donde se estableció compartiendo la pasión por el rock and roll. A finales de los 50 y principios de los 60, en México únicamente existían bandas de rock con un concepto bastante similar, como Los Locos del Ritmo y Los Rebeldes del Rock, las cuales tocaban en su mayoría covers en español de las rolas que pegaban en Estados Unidos de artistas como Elvis Presley.

Se dice que Javier Bátiz sacudió esta concepción del rock mexicano, inculcando y desbordando los ritmos fronterizos en todo el país. Así, se formaron por primera vez bandas de auténtico rocanrol mexicano, con rolas originales y desde cero; esto daría paso a la creación y expresión de toda una generación setentera conocida como La Onda. En el periodo de los sesenta y setenta Bátiz se presentó en numerosos espacios míticos como El Terraza y El Forum, lugar en donde leyendas como Jim Morrison quedaron boquiabiertos ante la exquisita manipulación de El Brujo con su guitarra. También desarrolló una discografía vasta, de la cual destacan álbumes como Javier Bátiz USA (1968), Coming Home (1969) y Bátiz y su onda (1973).

Otro lado de Bátiz es la enseñanza musical; en los años cincuenta fue mentor de guitarra de Carlos Santana, el cual desarrolló una habilidad casi tan magnífica como la de su maestro, emigrando a Estados Unidos en donde se hizo fama mundial con su presentación en el famoso Festival de Woodstock. El Brujo también transmitió su conocimiento a Alex Lora, Fito de la Parra, Abraham Laboriel entre otros. Hasta el día de hoy continúa impartiendo clases en su casa de Tijuana, inculcando el rock en muchísimas personas con el paso de las generaciones.

Javier Bátiz hizo que el rock and roll ocupara un espacio de trascendencia y originalidad en México; convirtiéndose en rocanrol puro, siendo la música y obra de millones de personas desde los setenta hasta la actualidad, afianzándose y desafiando el tiempo. El Brujo dejó su magia en la historia del rocanrol, su constante y hechizado legado es propagado entre todos sus alumnos y escuchas, su manera de expresarse mediante la guitarra con ese sentimiento que contagia, será admirada para siempre.

Por: Ana Victoria Barón G.

¡Experimenta y camina entre Pasadizos!

También te puede interesar

Deja un comentario

error: Contenido protegido!