Inicio DISONANCIAS Dolores O´Riordan: Delicada belleza

Dolores O´Riordan: Delicada belleza

Escrito por Jesus M. Cabrera febrero 21, 2020

Un quince de enero de 2018 se apagaba una delicada luz, una de las voces más inconfundibles de la música sucumbía al inquebrantable silencio de la muerte, su partida repercutió en el ánimo de muchas generaciones y después de estar en este ingrato mundo por 46 años y regalarnos canciones inolvidables Dolores se fue, su luz por fin cedió.

La vocalista de la banda The Cranberries vino al mundo un 6 de septiembre de 1971 en el poblado de Ballybricken (Irlanda) bajo el nombre de Dolores Mary Eileen o´Riordan. Desde pequeña la vida la embistió de manera sobrecogedora con la muerte de dos de sus nueve hermanos, también padeció la discapacidad que sufrió su padre –a quien quería mucho- y eso solo fue un horrible preámbulo de lo que le sucedería después.

Viviendo en una comunidad rural, Dolores desarrolló una fascinación por la música, tanto por la sacra como la pop, desde los 12 años daba muestras de su talento al escribir algunas canciones y al ser retraída -y un poco tímida- le apodaron the girl who writes songs. La voz de Dolores era privilegiada, con un color muy distintivo y una fuerza desgarradora y sublime, podía transmitir la tristeza, el amor, el dolor, de una manera magistral, una voz muy bella que contrastaba con su vida personal.

A los 19 años -y después de sorprender con su audición a los integrantes de The cranberries – Dolores entró a ser su vocalista y compositora, de ahí en adelante la fama llegó como huracán, de entre sus muchos temas destacan canciones como: Linger, Just my imagination, When you´re gone, Ode to my family, Dreams, Salvation, sin olvidar su más famosa canción: Zombie. La mayor parte de sus letras son auto-biográficas y remiten a varios episodios de su vida, pero la fama, cual huracán, siempre deja estragos.

Dolores era una hermosa flor en medio de un pantano y ese pantano era cada vez más amplio y profundo con cada concierto, gira, aparición en medios, etc., tantas presiones sobre esa excepcional mujer la hicieron caer en diferentes crisis: Anorexia, crisis nerviosas, abuso de alcohol, pensamientos suicidas, depresión, etc., la fama y la vida le pasaba factura de una manera terrible nuevamente.

Durante una entrevista Dolores narraba que durante sus tiernos 8 años había sido víctima de abuso sexual por parte de un conocido familiar, el valor para reconocer esto ante los medios solo la expuso más. Dolores tuvo una familia, tres hijos, estuvo casada y disfrutó temporalmente de ello, nuevamente la vida la acorralaba de nuevo y era diagnosticada con trastorno bipolar.

Finalmente, un 15 de enero de 2018 Dolores desaparecía de este mundo dejándonos un hueco en el corazón, su partida fue tan repentina que costó mucho digerir ese oscuro suceso y hoy nadie sabe el por qué sucedió así. Pero a pesar de todo lo que vivió Dolores nos compartió esa belleza que encerraba en sí, rodeada de tanto dolor pudo entregarnos lo más bello que tenía y sí, fue un instante de belleza lo que nos regaló, un efímero momento que podemos recordar en cada canción, pero es una huella infinita que retumba cada vez que su voz suena en cualquier espacio.

La delicada belleza de Dolores fue un instante fugaz que nos regaló la vida misma y así como nos la dio nos la quitó. Este escrito es dedicado para ti Dolores y justo como la canción dice:

And I miss you, when you’re gone

¡Experimenta y camina entre Pasadizos!

También te puede interesar

Deja un comentario

error: Contenido protegido!