Inicio DISONANCIAS El mítico y pionero Avándaro

El mítico y pionero Avándaro

Escrito por Revista Pasadizos agosto 26, 2019

En 1971 se podía leer en los encabezados ‘’Hippies, drogas, tumultos y música’’, palabras usadas para describir al padre de los festivales masivos en México: El Festival de Rock y Ruedas de Avándaro.

En la escena musical moderna, puede que esta descripción siga encajando perfecto al reseñar superficialmente un evento de ese tipo. Para entrar en contexto, en ésa época la juventud de nuestro país atravesaba una crisis notable, la herida de represión y sufrimiento aún continuaba fresca ante 3 años desde la matanza de Tlatelolco, y en contraste, en 1969 la chaviza gringa celebraba el famoso Festival de Woodstock con presentaciones como las de Jimi Hendrix, Santana y Janis Joplin.

El movimiento del rock mexicano de finales de los 60 y principios de los 70, mejor conocido como La Onda, se consolidaba arrastrando situaciones sociopolíticas complicadas, haciendo estruendoso el llamado y aliento de esperanza hacia un joven público con ganas de expresarse, divertirse y unirse. Musicalmente, La Onda tenía propuestas excepcionales; de Tijuana Peace and Love con su increíble sección de metales y letras poderosas; de tierras tapatías Toncho Pilatos logrando fusionar sonidos prehispánicos con rock ácido.

Con la gran actividad de distintas bandas alrededor del país y la efusividad que transmitían, se organizó el 11 y 12 de septiembre de 1971 en Avándaro, Estado de México una ‘’carrera de autos’’ que incluiría algunos actos musicales, esta designación se puso con el fin de evitar la intervención del gobierno. La difusión fue enorme, para llegar al lugar había un gran tráfico de bochos; desde el entonces Distrito Federal y Toluca los llamados jipitecas se encimaban y trepaban a los ya atiburrados autobuses y coches que iban hacia el evento.

En el recinto se encontraban 300,000 seres entusiasmados, compartiendo energía y llenando el ambiente de ese aire de pasión unificada que solo las masas pueden lograr. Se congregaron finalmente para pasar dos días fuera del entorno desfavorable, escuchando su música, coexistiendo en armonía y sintiendo la jovial libertad de ser. Entre las bandas que hicieron sacudir a la audiencia durante horas estaban Los Dug Dug’s, El Epílogo, La División del Norte, Tequila, Peace and Love, El Ritual, Bandido, Tinta Blanca y Three Souls in My Mind (El Tri); con rolas como “Tenemos el poder” que se coreó tan fuerte que aún es eco de esa generación.

Terminado el festival, el rock mexicano fue cruelmente censurado y satanizado por el gobierno, así que el movimiento pasó a ser discreto, se hacían tocadas únicamente en los hoyos fonky con un número de asistentes reducido; esto retrasó su desarrollo musical, aunque siempre permaneció activo tras bambalinas. Avándaro no fue el ‘’Woodstock mexicano’’, tuvo su propia esencia y consecuencias, y sin duda, hoy no disfrutaríamos de un Vive Latino o un Pa’l Norte sin la bestia fundadora de los 70s. El festival de Ávándaro dejó huella, es y será parte clave en la historia y crecimiento tanto cultural como musical de México.

Redacción por: Ana Victoria

¡Experimenta y camina entre Pasadizos!

También te puede interesar

Deja un comentario

error: Contenido protegido!