Inicio GALERÍA Pintar con intensidad la carne: Peter Paul Rubens

Pintar con intensidad la carne: Peter Paul Rubens

Escrito por Revista Pasadizos octubre 14, 2019

Por: Jesús M. Cabrera

En la actualidad existen muchas formas de crear arte, sea body art, performances, etc., y existe una muy interesante corriente artística que retrata el cuerpo humano de una manera increíble, pero ¿qué es el hiperrealismo? Como su nombre lo indica el hiperrealismo pretende crear obras artísticas con la mayor fidelidad posible, cuidando detalles, luces, formas, etc., incluso si observáramos una pintura de este estilo dudaríamos un momento, pues, –literalmente- parece una fotografía de gran formato, veamos por ejemplo la pintura de Marco Grassi, en su obra se puede observar los poros de la piel, las imperfecciones, es maravilloso y muestra gran talento, pero ¿Qué nos provoca?.

Definitivamente es un trabajo increíble y hay muchas personas talentosas que utilizan el mismo estilo con diferente técnica, pero la pregunta sigue presente ¿Qué nos provoca? Vemos la obra, la calidad, la técnica, pero ¿Hay algo más ahí?.

LAS TRES GRACIAS

Veamos ahora la obra de Rubens denominada Las tres gracias, ¿Qué hay ahí?, ¿Qué podemos ver? Es claro que no es una fotografía y que no es una representación real, pero al mirar un cuadro así es imposible que no nos invada el asombro; la escena, el color, la forma, la composición, etc. Es una obra revolucionaria para su tiempo.

Peter Paul Rubens nació en 1577 y murió en 1640, fue un pintor muy famoso en su tiempo, perteneció a la escuela de pintura Flamenca y se le cataloga en el Barroco, su obra es revolucionaria porque imprimía una vitalidad en sus cuadros que no se veía por aquel entonces, mientras sus contemporáneos dibujaban mujeres esbeltas, perfectas, ideales, Rubens retrataba a las mujeres como mujeres de carne y hueso, rebosantes de vida, con intensidad en el color y la forma. Los pliegues de la piel se ven tan reales, las contorciones del cuerpo, etc., Rubens es un artista que imprime a sus obras esa vitalidad, no maquilla el cuerpo haciéndolo esbelto, celebra los músculos, la voluptuosidad, etc.

Rubens trabajó temas muy diversos, sean mitológicos, alegóricos, religiosos, etc., y en todos ellos imprimió ese “espíritu vital” que lo caracterizó, cada cuadro parece tener vida propia, emana una intensidad particular que se aprecia en esa carne que representa con virtuosismo. Ahora entonces, comparando ambos cuadros ¿Cuál es la diferencia entre Grassi y Rubens? Sería injusto compararlos de facto, pero podemos reflexionar ¿Qué nos provoca Grassi y que nos provoca Rubens?.

Rubens gozó de mucha fama durante su vida y se le otorgó la inmortalidad una vez fallecido, definitivamente Rubens es un autor que no debemos pasar por alto y deberíamos verlo una vez en la vida por lo menos. De manera espectacular esa oportunidad llegó en septiembre al Museo Nacional de Arte (MUNAL) en la Ciudad de México que recientemente recibió el cuadro “El martirio de San Andrés”, un cuadro original de Rubens. No dejemos pasar esta oportunidad de ver a un pintor cuya intensidad reside en la carne de sus actores.

¡Experimenta y camina entre Pasadizos!

También te puede interesar

Deja un comentario

error: Contenido protegido!