Inicio PUNTO Y APARTE Somos los desaparecidos de todos los días

Somos los desaparecidos de todos los días

Escrito por Revista Pasadizos abril 25, 2018

Hace un par de semanas leí en las noticias sobre tres estudiantes de cine que desaparecieron en Guadalajara. Amigos cercanos que están en el medio y que estudiaron en la misma escuela pedían ayuda para compartir la información y ayudar a dar a conocer la noticia pues parecía un tema urgente.

Para muchos sólo eran tres caras más en la lista de desaparecidos, un rostro más para darle “Me entristece” y “Compartir” en Facebook. El Gobernador del Estado de Jalisco declara que resolverá el caso y que no dejará impune el tema, que está del lado de la sociedad y que lamenta lo sucedido. Para mí resulta ser una mala noticia, que me hizo bajar la cabeza, apretar la boca y ahogar un grito que se quedó en la garganta. No es posible vivir en un país en donde todos estamos conscientes de que algún día puede que no regresemos a casa, que nuestras madres tengan que estar listas “por si acaso” nos pasa algo, no es posible que normalicemos, no sólo la violencia, sino el dolor.

Pasaron un par de semanas y escucho por la radio en un noticiero de la tarde que ya se había cumplido la fecha en la que el Gobernador de Jalisco había acordado como límite para resolver el caso, los periodistas mencionan con esa libertad de expresión coartada que ni la cara había dado, ni para decir que siguen buscando, la presión de los medios y la sociedad es clara: Queremos respuestas.

Pasados no más de tres días, el gobierno da la respuesta que preferíamos que no llegara: “Encuentran a los tres estudiantes desaparecidos”. La investigación dice que los secuestraron, que los confundieron, que los levantaron, que no debían de estar ahí, que los mataron, a golpes, a balazos, que encontraron indicios de los cuerpos pero que los desaparecieron de la forma mas vil y cruel, que les valió madres su humanidad, que los deshicieron en ácido.

Esto es peor que una pinche película mexicana en donde parece gracia todo el mal que nos han hecho con toda esa red de malos manejos gubernamentales, la ineficiencia de la policía y la delincuencia que nos consume a mordidas, que parece que las víctimas sólo somos nosotros, los que salimos temprano para alcanzar el autobús y llegar puntuales a la escuela, los que leemos en los parques y nos echamos una chela los viernes, porque no nos alcanza para dos, los que en las mañanas recibimos la bendición de nuestra madre siendo o no religiosos, porque un poco de protección celestial no nos vendría mal, ya que ahí afuera somos a los que nos pasa algo. Y con la mano en la cintura el gobierno parece que hace esta declaración, para seguir adelante, para ponerlo en sus estadísticas, para entregar un gobierno sin problemas ni deudas, pues ya merito son elecciones y es mejor hacer como que se resuelve en lugar de resolverlo.

El tema no es que desaparecieron tres estudiantes de cine y fueron asesinados peor que a sangre fría, el tema es que ser joven en este país es un peligro, que llevar una mochila con cuadernos y libros es mucho más peligroso que llevar un arma, que querer vivir es casi un delito y nadie hace nada porque esto deje de pasar.

No importa si eran estudiantes de cine o de cualquier otra carrera, lo que importa es que nos están matando uno a uno, poco a poco, nos están asustando para que muramos por dentro, para que cuando nos toque, no nos agarre por sorpresa. Nos están matando, nos están torturando y cada vez que anuncian una nueva cara en la lista sin fin de los desaparecidos nos arrancan un pedazo, que nos duele hasta el alma, pero que parece que no importa.

¡PERO SÍ IMPORTAMOS, ESTAMOS VIVOS Y QUEREMOS SEGUIR ASÍ, QUEREMOS QUE NOS DEJEN SER Y PODER REGRESAR A CASA!

¡QUEREMOS VIVIR!

#NoSonTresSomosTodos #NoMásVerdadesHistóricas

 

Redacción de Diego Raymundo Vargas Arriaga, Director General de Tlanchana Fest, Metepec.

También te puede interesar

1 comentario

Avatar
Patricia Arriaga Limón abril 25, 2018 en 8:33 pm

Muy cierto todo lo que dice Diego Vargas. No es posible que día a día cada madre bajemos a toda la corte celestial para poder ver a nuestros hijos regresar a casa sanos y salvos. No es posible que confundan y actúen de esa manera. Pienso que hay cosas que el gobierno no puede resolver. pero ÉSTA SÍ. Controlen a los carteles para que no anden levantando gente nada más porque si. Y mucho menos jóvenes co sueños y deseos de que este país sea mejor. Autoridades hagan algo

Respuesta

Deja un comentario

error: Contenido protegido!